El reto de los sistemas públicos de intermediación

Compartir en

Soy una de esas personas afortunadas que ha pisado el INEM/LANBIDE dos veces en su vida y por muy poco tiempo (aunque siempre susceptible de volver)
La última vez que pisé la oficina de desempleo fue hace un mes aproximadamente, para pedir la prestación por desempleo y para que me dieran algún tipo de orientación para la búsqueda de empleo, que para eso son los especialistas y los conocedores de la realidad laboral más cercana.
De la experiencia en “prestaciones” no voy a comentar nada en este post, porque no sabría ni por dónde empezar, porque fue una experiencia marciana, desde la atención al cliente, hasta la información de la propia prestación….bueno, completamente extraterrestre.
Img01122008101263847060
www.foto-gratis.es
Mi reflexión principal viene del servicio de la intermediación. Aquí no voy a entrar en la atención a la persona desempleada porque quiero pensar que mi caso fue una deshonrosa excepción. Conozco el mundo de la intermediación laboral en profundidad, en su día me dediqué unos 10 años a él. Conocí el nacimiento de la aplicación de Lanbide, asistí a sus cursos, la utilicé, etc. Por eso desde ahí hablo con algo de conocimiento de causa. Hace 4 años que cambié mi orientación profesional hacia la consultoría y al Social Business Mecia, Community Managering, etc. y desde esos 4 años llego a un servicio de intermediación como cliente.
Lo primero que me llama la atención es que la aplicación, en lo que a profesiones y conocimientos, ha tenido un avance = 0! ¿Dónde están las nuevas profesiones? Ni rastro del community manager, en profesiones relacionadas con la formación, ni se nombra el e-learning, en especialidades de comunicación, por supuesto, no entra la comunicación digital y en conocimientos informáticos, por supuesto, seguimos teniendo la posibilidad de optar por el paquete office y poco más. Nada de herramientas de gestión de proyectos, o de plataformas elearning, herramientas de autor, herramientas Web 2.0. (twitter, facebook, etc.), que es el valor añadido que un demandante en un momento dado puede aportar. La cercificación PMP,una certificación internacional de gestión de proyectos, es completamente desconocida, cuando las empresas lo están pidiendo sí o sí para las jefaturas de proyectos.
Resulta que lo que puedo ser es:
  • Monitora o directora de tiempo libre
  • Consultora de RRHH
  • Formadora
  • con conocimientos avanzados de ofimática.
Nada que ver con lo que realmente soy y quiero ser!
Esto es la recogida de datos. La orientación se reduce a: “si te llaman para un trabajo estarás obligada a aceptarlo, pero no te preocupes, que no te van a llamar”
Bien, preguntemos por la formación: me informan sobre algunas páginas Web en las que puedo encontrar cursos subvencionados y también me instan a que pregunte en los centros de formación del entorno para ver su oferta formativa para desempleados…
Ni un triste curso de técnicas de búsqueda de empleo, mucho menos de cómo buscar empleo a través de las redes sociales….
Vaya, que me pareció que después de tanta inversión, de tanto lío con la tranferencia, las personas en desempleo no han gangado mucho, más bien lo contrario! Una pena!
Compartir en
Sobre la autora

Mertxe Gordillo

Soy una constante "aprendiza de la vida" y una apasionada del aprendizaje, de la pedagogía y de la tecnología, con las que llevo conviviendo prácticamente toda mi vida profesional. Por eso, tecnología con corazón. Conoce lo que me mueve, mis inquietudes y los eventos en los que participo en el apartado Sobre mi.

Dejar un comentario